Focaccia con queso Gorgonzola, tomates secos y orégano

La focaccia, “focacha” hogaza en italiano, es una especie de plan plano cubierto con hierbas y otros productos como queso, cebolla, aceitunas… Se trata de un plato muy tradicional de la cocina italiana muy relacionado con la popular pizza.

Supongo que me da por épocas, y ahora estoy en la del pan y las masas, más que nada experimentando. Os diré que no todo han sido éxitos ni mucho menos, pero este no ha sido el caso. Os aseguro que el resultado no os decepcionará, queda un pan súper jugoso y aromático.

FOCACCIA CON QUESO GORGONZOLA, TOMATES SECOS Y ORÉGANO:

  • 500 gr. HARINA DE FUERZA
  • 70 gr. ACEITE OLIVA
  • 325 gr. AGUA
  • 30 gr. LEVADURA FRESCA
  • SAL
  • 150 gr. QUESO GORGONZOLA
  • 5 TOMATES SECOS EN ACEITE DE OLIVA
  • ORÉGANO SECO

Focaccia con queso Gorgonzola, tomates secos y orégano

1.- En un bol amplio mezclamos los ingredientes para la masa: harina, levadura, aceite, sal, agua y orégano. Nos ayudamos con una cuchara de madera para mezclarlos, simplemente unos segundos, no tenemos que amasar. Vertemos la mezcla en la encimera previamente aceitada y dejamos reposar durante 10 minutos. Queda una masa bastante pegajosa.

2.- Amasamos durante 2 minutos doblando la masa y estirando. Para este trabajo lo mejor es hacerlo con las manos embadurnadas de aceite.

3.- Aceitamos la bandeja del horno en la que haremos la focaccia y colocamos la masa, estirándola con los dedos. Dejamos reposar en la propia bandeja durante 45 minutos.

4.- Pasados el tiempo de reposo colocaremos los ingredientes, esparciéndolos por toda la superficie introduciéndolos ligeramente en la masa presionándola, los tomates y el queso en trozos y espolvoreamos orégano por toda la superficie. Finalmente regamos con un poco de aceite de oliva.

Los tomates que estoy utilizando son secos pero macerados en aceite de oliva. Los encontraréis en grandes superficies, pero también podéis probar a hacerlos vosotros mismos. Simplemente tenéis que rellenar un bote de cristal con los tomates secos y aceite de oliva, cuanto mejor sea el aceite mejor será el resultado. Habrá que dejarlo macerar cuanto más tiempo mejor, varios meses.

5.- Introducimos en el horno previamente caliente a 250º unos 10-12 minutos y listo.

Espero que os haya gustado la receta de hoy, os aseguro que está buenísima. Ya me contaréis.