Tarta de puerros y jamón 

¿No os pasa que a veces no sabéis qué cocinar?, que tienes la nevera con un montón de cosas pero no sabes qué preparar. Que llegas del trabajo sin mucho ánimo y lo que realmente te apetece es tirarte en el sofá a ver Juego de Tronos, por ejemplo.

Pues eso es lo que me pasaba a mi cuando se me encendió la lucecita y decidí preparar esta tarta de puerros y jamón. Además, sabiendo que tenía un montón de puerros directamente de la huerta, no podía desperdiciarlos. Y es que tengo la gran suerte de tener unos suegros que dedican parte de su tiempo libre a cultivar todo tipo de hortalizas, y más suerte aún por ser tan generosos para dárnoslas.

El caso es que esta tarta de puerros y jamón es una receta súper fácil de hacer y con un resultado impresionante. Puede pareceros una tarta vegetal más, pero os aseguro que está más que buena.

Y si, al final pude ver Juego de Tronos, mientras me comía un buen trozo de esta delicia, mmm!!!

 TARTA DE PUERROS: 

  • 1 kg. PUERROS
  • 200 gr. JAMÓN SERRANO
  • 2-3 CUCHARADAS DE HARINA
  • 150 ml. CRÊME FRAICHE O NATA 30-40% MG
  • PIZCA NUEZ MOSCADA
  • SAL
  • PIMIENTA NEGRA MACHACADA
  • 1 YEMA HUEVO
  • 2 ROLLOS DE MASA DE HOJALDRE
  • ACEITE DE OLIVA

RACIONES: 6

DIFICULTAD: BAJA

TIEMPO: 30 MINUTOS MÁS EL HORNEADO

Tarta de puerros y jamón

1.- En una cazuela doramos los puerros cortados en trocitos con el aceite de oliva.

2.- Cortamos el jamón en taquitos y agregamos a la cazuela cuando los puerros estén casi dorados. Dejamos que se cocine unos minutos y retiramos de fuego.

3.- Añadimos la harina a la misma cazuela, removemos bien y la volvemos a poner al fuego. Dejamos dorar la harina y retiramos.

4.- Añadimos la nata, la pimienta negra machacada y la nuez moscada. Volvemos a poner al fuego y dejamos que espese sin parar de remover. Comprobamos la sal, retiramos y dejamos enfriar.

5.- Estiramos una de las masas que emplearemos como base, y repartimos la mezcla por la superficie dejando 2 cm. libres en todo su perímetro para luego poder pegar la capa de masa superior. Reservamos.

6.- Con el otro rollo de masa podemos hacer varias cosas, por ejemplo, cortarla en tiras e ir colocándolas encima del relleno a modo de rejilla, utilizar alguno de los utensilios que existen en el mercado para hacer decoraciones con este tipo de masa, esto fue lo que yo hice, o simplemente colocar la masa entera encima, teniendo la precaución de pincharla antes de meterla al horno para evitar que se hinche.

Cerramos las masas en los bordes con esos 2 cm. que hemos dejado libres.

7.- Untamos la tarta con la yema de huevo y la ponemos en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado. Horneamos, con el horno previamente caliente, a 200 ºC durante unos 30 minutos o hasta que la tarta esté crujiente y dorada.

Es aconsejable que mientras precalentamos el horno dejemos dentro la bandeja que luego vayamos a utilizar. Con esto conseguiremos que la tarta se hornee más uniformemente, al estar la bandeja caliente cuando la empleemos.

Espero que os haya gustado la receta y os animéis a prepararla, ya me contaréis.