Tarta fría de yogurt de vainilla

La receta de hoy es un postre ideal  para el  verano,  una tarta fría de yogur de vainilla en la que no es necesario el horno,  muy fácil de hacer y con un sabor que seguro os sorprenderá.

Al verla  quizá penséis que  se trata de una tarta de yogur sin más, rica y resultona pero sin nada  especial. Os puedo decir que nada más lejos de la realidad. Hay un causa por la  que esta tarta de yogur es, no sólo rica, sino una delicia, y es  la combinación entre el yogur de vainilla  y las semillas de cardamomo que le dan el toque aromático.    La vainilla  y el cardamomo  combinan a la perfección en esta tarta, dándole un sabor sutil y  diferente que estoy segura de que os encantará, ya me  contaréis.    

Podéis ver esta  y otras recetas preparadas con yogur de vainilla Larsa en Vainilleros Fan Club.

TIEMPO: 30 Minutos + 4 horas de frigo

DIFICULTAD: Fácil

RACIONES: 8

  • 100 gr. GALLETAS MARÍA (BASE)
  • 50 gr. MANTEQUILLA (BASE)
  • 1 cdita. CANELA (BASE)
  • 4 YOGURES LARSA  DE VAINILLA
  • 250 ml. NATA
  • 4 cda. AZÚCAR
  • 4-5 HOJAS GELATINA
  • 2 VAINAS DE CARDAMOMO
  • 100 gr. CEREZAS (COBERTURA)
  • 100 gr. AZÚCAR (COBERTURA)
  • 1 cda. ZUMO DE LÍMON
  • PAPEL DE HORNO
  • MOLDE DE HORMO DE 22 cm. DE DIÁMETRO (DESMOLDABLE)

Tarta fría de yogurt de vainilla

1.- Preparamos la base de la tarta triturando las galletas hasta formar una arena. Mezclamos en un bol  las galletas trituradas con la mantequilla derretida y la cucharadita de canela. Integramos bien y reservamos.  

2.-Lo ideal es utilizar un molde desmoldable para poder  presentar la tarta  a la vista,  sin  el  molde. Untamos el molde por toda su superficie con mantequilla y lo forramos con papel de horno, tanto en la base como en los laterales.  Este trabajo nos facilitará el desmolde de la tarta.Extendemos la masa de galleta en el fondo del molde y compactamos bien con las manos hasta enrasar toda la superficie. Guardamos en el frigo 30 minutos antes de verter la mezcla para que adquiera consistencia.  

3.- Ponemos las hojas de gelatina a remojo en un cazo con agua para hidratarlas,  durante quince minutos. Reservamos.  

4.- Retiramos las semillas de las vainas de cardamomo y las machacamos  en un mortero.  

5.- En un cazo calentamos la nata, el yogur y las semillas de cardamomo. Cuando esté caliente añadimos el azúcar y removemos hasta que se haya disuelto.  

6.- Añadimos las hojas de gelatina hidratadas, retiramos del fuego y removemos hasta que se disuelvan y dejamos templar.

7.- Vertemos la crema sobre la base de galleta y guardamos en el frigo hasta que se solidifique. Es importante que la mezcla no esté muy caliente ya que si no derretiría la base de galleta y quedarían restos por toda la tarta.  

8.- Cuando la tarta esté cuajada,  o justo antes de servir,  desmoldamos  y decoramos.   

 9.- Como cobertura de esta tarta podemos utilizar mermelada, mermelada con gelatina o como he preparado yo, una cerezas en almíbar.   Para ello retiramos el hueso de las cerezas y las dejamos macerar de un día para otro con azúcar.