Tarta de queso New York cheesecake

No se vosotros, pero yo siempre me he preguntado que tendría de especial o diferente la tarta de queso, New York cheesecake, respecto a nuestra típica tarta de queso al horno. Como ya os comenté en alguna ocasión, dentro de mi librería gastro está un libro de recetas típicas americanas, más concretamente neoyorquinas, y por supuesto, contiene la popular tarta de queso, tan típica en Estados Unidos.

Así que, aprovechando una comida de amigos, decidí que era el mejor y más heterogéneo grupo para probar esta receta.

Se trata de una tarta esponjosa y muy cremosa, mucho menos compacta que nuestra típica tarta de queso, o por lo menos la que yo conozco. Su textura es suave y su sabor dulce pero no en exceso. La tarta fue un éxito, a pesar de haberme quedado un pelín cruda por dentro, es que era una tremenda tarta, como para un regimiento, de la que dieron buena cuenta todos los presentes sin rechistar. Así que sí, esta tarta merece su fama y vale la pena probarla.

Las cantidades que os indico son para una tarta bastante grande, si queréis una más reducida tenéis que tenerlo en cuanta en la proporción de ingredientes y el tiempo de horneado.

RACIONES: 16

DIFICULTAD: baja

TIEMPO: 1 hora 45 minutos +

2 horas reposo + 4 horas frigo

TARTA DE QUESO, NEW YORK CHEESECAKE:

  • 180 gr. GALLETAS TIPO María
  • 90 gr. MANTEQUILLA DERRETIDA
  • 20 GR. AZÚCAR
  • 900 gr. QUESO PARA UNTAR, TIPO PHILADELPHIA
  • 260 gr. 250 gr. AZÚCAR
  • 1/2 cdita. SAL
  • 70 gr. HARINA
  • ZUMO Y RALLADURA DE 1 LIMÓN
  • 600 gr. NATA 30% M.G.
  • 8 HUEVOS M
  • 1 cdita. EXTRACTO DE VAINILLA
  • MOLDE DESMOLDABLE DE 28 cm. DE DIÁMETRO
  • PAPEL SULFURIZADO O PAPEL DE HORNO

Tarta de queso New York cheesecake

1.- Mientras precalentamos el horno a 175º preparamos la base de la tarta. Machacamos las galletas en un mortero hasta que queden como arena. Mezclamos la mantequilla derretida con las galletas machacadas y el azúcar.

2.- Untamos el molde con mantequilla y lo forramos con papel sulfurizado. Esto nos facilitará el trabajo de desmoldarlo y retirarlo del molde a un plato o bandeja para servir.

3.- Forramos el fondo del molde con la masa de galletas apretando bien para que quede lo más compacto posible. Horneamos durante 15 minutos y retiramos del horno. Subimos la temperatura del horno a 225º.

Si el molde fuera más pequeño con 10 minutos sería suficiente.

4.- Mientras se hornea la base de galleta preparamos la mezcla de la tarta. Mezclamos en un bol grande el resto de ingredientes incorporándolos uno a uno y mezclando bien de cada vez.

El orden sería este, primero el queso, luego el azúcar, la sal, harina, zumo y ralladura de limón, la nata, los huevos y el extracto de vainilla. Cuando hayamos batido bien la mezcla, será una crema lisa y homogénea.

5.- Vertemos la crema en el molde sobre la costra de galleta ya horneada y metemos en el horno a 225º durante 15 minutos. Sin abrir el horno, bajamos la temperatura a 90º y seguimos horneando la tarta 50 minutos más.

6.- Pasado este tiempo apagamos el horno y, sin abrirlo, dejamos la tarta dentro durante 2 horas. Retiramos la tarta y la dejamos que enfríe totalmente en el propio molde encima de una rejilla, antes de guardarla en el frigo no menos de 4 horas.