Patatas al horno Hasselback

Quizás la guarnición más socorrida en nuestro país sean las patatas, para un plato de pollo asado, pescado al horno o un cordero al horno, unas buenas patatas asadas o fritas son un acierto seguro.

Viajando por la web he descubierto una receta de patatas asadas diferente, patatas al horno Hasselback. El éxito de estas patatas está bien justificado ya que, además de un aspecto bonito y original, similar a un acordeón, se trata de una guarnición de lujo. Su textura en cremosa por dentro y crujiente por fuera, en absoluto quedan secas sino que muy jugosas y el proceso es muy sencillo.

El origen de esta receta data del año 1700 y fue ideada por un chef sueco que hizo populares estas patatas, inicialmente en Suecia y, con el tiempo, en el resto del mundo.

Aunque yo he utilizado ajo, limón y perejil para prepararlas, las opciones son muchas más, ¿qué os parecería si entre cada hojita colocáramos una lámina de bacon?, ¿y si al final de su cocción las gratinamos con un poco de queso? de categoría, ¿no?. Aunque no necesitan mucho para estar increíbles, esta receta nos permite dejar volar nuestra imaginación, así que os animo a prepararlas con los aliños que más os gusten, estoy segura de que os encantarán.

 

RACIONES: 4

DIFICULTAD: baja

TIEMPO: 1 hora

 

PATATAS AL HORNO HASSELBACK:

  • 8 PATATAS PEQUEÑAS O MEDIANAS
  • 100 gr. MANTEQUILLA EN POMADA
  • 1 cda. SOPERA DE PEREJIL PICADO
  • 2 DIENTES DE AJO
  • RALLADURA DE 1 LIMÓN
  • SAL

Patatas al horno Hasselback

1.- Lavamos bien las patatas con un cepillo y las secamos con papel de cocina.

2.- Hacemos cortes a la patata con una distancia entre ellos de 3 o 4 milímetros, sin llegar a cortarla del todo, dejando una base para que se mantengan unidas las lascas.

Para cortar las patatas con su particular forma y para no pasarnos y partirla hasta el final, una de las opciones es poner unos palitos, por ejemplo unos palillos japoneses, como guía a cada lado de la patata. Así el cuchillo, antes de llegar al final de la patata, tropezará con los palillos que le harán de tope.

3.- Mientras se calienta el horno a 200º mezclamos en un bol la mantequilla en pomada, bastante blandita, con la ralladura de limón, el perejil picado y el ajo muy troceadito. Mezclamos bien y reservamos.

4.- Colocamos las patatas en una fuente para horno y las salamos. Con un pincel de cocina o una cucharilla, pintamos cada una de las patatas con la mezcla de mantequilla, siendo bastante generosos y dejando una buena cantidad de la crema encima de cada una.

5.- Horneamos durante 40 minutos teniendo la precaución de tapar las patatas con papel de aluminio cuando veamos que empiezan a tostarse.

Este tiempo de horno dependerá un poco del tamaño de las patatas, si estas fueran muy grandes seguramente serían  necesario aumentar en 5 minutos más el tiempo de horneado.