Lasaña de merluza y langostinos

Aunque soy fan de la pasta italiana, reconozco que pocas veces hago lasaña. No siempre tengo el tiempo suficiente para ponerme con toda su preparación, así que, cuando veo una mañana libre de compromisos, aprovecho para ponerme manos a la obra. Hoy ha sido uno de esos días lasañeros, y el resultado a sido una estupenda lasaña de merluza y langostinos.

La lasaña es un plato bastante completo, sobre todo si, como en el caso de la lasaña de hoy, incluimos entre sus ingredientes carnes o pescados. Se trata de un plato que nos valdrá como plato único y que resulta perfecto para llevar en un táper al trabajo. Sabrosa, jugosa, nutritiva y equilibrada, creo que a esta lasaña no se le puede pedir más que que esté buenísima, y según los comensales está de vicio.

Si sois aficionados a este tipo de platos de la cocina italiana, os animo a probarla, en el blog podéis encontrar también una lasaña de berenjenas, sólo vegetal que está también entre mis preferidas.

 

RACIONES: 6-8

TIEMPO: 1,5 horas

DIFICULTAD: media

LASAÑA DE MERLUZA Y LANGOSTINOS:

  • 12-14 PLANCHAS DE LASAÑA
  • 10-12 LANGOSTINOS
  • 500 GR. MERLUZA
  • 750 GR. TOMATES MADUROS
  • 1 PIMIENTO ROJO
  • 1 CEBOLLA
  • 1 ZANAHORIA MEDIANA
  • 1 LITRO LECHE
  • 60 GR. MANTEQUILLA
  • 60 gr. HARINA
  • ACEITE DE OLIVA
  • SAL
  • NUEZ MOSCADA
  • QUESO RALLADO PARA GRATINAR

Lasaña de merluza y langostinos

1.- La merluza debemos cortarla en rodajas para cocinar a la plancha, es decir, no demasiado gruesas. Lo más fácil es que le pidáis a vuestra pescadera que os la prepare de este modo.

Aunque podemos utilizar pescado congelado, si tenéis la posibilidad de optar por una merluza fresca, el resultado notará la diferencia. Calentamos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y pasamos las rodajas de merluza de tal forma que queden muy tiernas, sin que se cocinen en exceso. Retiramos la merluza de la sartén y la limpiamos de pieles y espinas. Reservamos el pescado hasta el momento de emplearlo.

2.- Limpiamos los langostinos retirándoles sus pieles y su cabeza que reservamos para futuras preparaciones como un estupendo caldo. En la misma sartén en la que hemos cocinado la merluza, calentamos un nuevo chorrito de aceite y salteamos los cuerpos de los langostinos. No debemos dejar que se hagan demasiado ya que quedarían secos. 

3.- En la misma sartén añadimos un nuevo chorrito de aceite y sofreímos en el la cebolla, la zanahoria y el pimiento, todo cortado en daditos pequeños. Debemos cocinar las verduras hasta que estén bien blanditas, unos 15 o 20 minutos a fuego medio.

4.- Pelamos el tomate y lo trituramos con la batidora. Lo añadimos al resto de verduras y lo cocinamos todo junto durante 20 minutos. 

5.- Cuando la salsa esté lista añadimos el pescado desmigado y los langostinos en trocitos. Mezclamos con el resto de ingredientes y apagamos el fuego.

5.- Cuando tengamos el relleno listo comenzamos a preparar la bechamel. Así dará tiempo a que el relleno se temple para poder utilizarlo en la lasaña más facilmente. En un cazo derretimos la mantequilla y añadimos la harina y una pizca de sal. Removemos la harina para que se cocine uniformemente con la mantequilla. Vamos añadiendo la leche poco a poco, sin dejar de remover con unas varillas, hasta que consigamos una crema lisa, uniforme y sin grumos. Espolvoreamos con una pizca de nuez moscada y dejamos que la salsa cueza durante 10 minutos, removiendo todo el rato. Reservamos.

6.- Añadimos 3 o 4 cucharadas de la bechamel que acabamos de hacer, al relleno de verduras y pescado y mezclamos todo.

7.- Cocinamos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Pasamos las láminas de lasaña por un bol de agua fría para cortar la cocción y las vamos colocando sobre un paño de algodón húmedo.

8.- Untamos la base del molde elegido para la lasaña con un poco de salsa bechamel. Colocamos una primera capa de láminas de pasta y cubrimos con la mitad del relleno. Ponemos encima una segunda capa de láminas de pasta y cubrimos con el relleno restante. Ponemos la última capa de pasta y cubrimos con la salsa bechamel que tenemos reservada. Espolvoreamos con queso rallado y, con el horno previamente caliente a  200ºC, horneamos la lasaña durante unos 15 o 18 minutos. Pasado este tiempo ponemos el horno en posición de grill y seguimos cocinando hasta que el queso se haya gratinado.

Retiramos la lasaña del horno y sólo nos queda disfrutarla.