Pan de soda irlandés, irish soda bread

 

Soy de las que disfrutan con el pan. Un buen trozo de pan de verdad, elaborado a mano y con masa madre, es uno de mis placeres cotidianos. Por suerte, en mi ciudad existen varios sitios donde comprar pan de calidad, de ese que está bueno hasta para tomar solo. Otro tema es el ponerse manos a la obra y decidirse a amasar. Las masas, cómo trabajarlas, los fermentos, las levaduras y el modo de tratarlas son palabras mayores. Por eso, cuando encuentro alguna receta de pan fácil de preparar, que no conlleve conocimientos panarras, me lanzo a por ella. Este es el caso de la receta que hoy os traigo, un pan de soda irlandés, irish soda bread.

Si os gustan los panes con centeno, este se convertirá en vuestro preferido. Se trata de un pan ideal para los desayunos, para preparar unas tostadas de lujo. El trabajo para prepararlo es cero, no necesita amasado, no lleva levadura sino bicarbonato, por lo que no es necesaria fermentación. Se trata de un clásico dentro de la cultura gastronómica de Irlanda y os aseguro que vale la pena hacerlo en casa. En 10 minutos tendremos la masa lista para introducir en el horno y, como resultado, un pan para disfrutarlo sólo o acompañado. 

Eso sí, como todos los panes que no se trabajan, tiene una duración corta, no aguantará más de dos días en perfecto estado, por eso es aconsejable hornearlo y disfrutarlo. En el blog podéis encontrar otras recetas de panes fáciles para los que os apetezca el gran lujo de un pan casero, un pan de molde y un pan de hamburguesa sencillos de preparar y con un resultado buenísimo.

RACIONES: 1 pan de 500 gr.

DIFICULTAD: baja

TIEMPO: 10 minutos + 50 minutos de horno

PAN DE SODA IRLANDÉS, IRISH SODA BREAD:

  • 225 gr. HARINA INTEGRAL DE CENTENO
  • 325 gr. HARINA INTEGRAL DE TRIGO
  • 50 gr. COPOS DE AVENA
  • 1,5 cdita. BICARBONATO
  • 450 ml. LECHE
  • ZUMO 1/2 LIMÓN
  • 2 cda. MIEL
  • 1 cdita. SAL
  • 1 cda. MANTEQUILLA

Pan de soda irlandés, irish soda bread

1.- En una taza mezclamos la leche con el zumo de limón. Dejamos que la mezcla repose unos 10 minutos. Quedará con un aspecto de cuajada, así estará perfecta.

2.- En un bol mezclamos todos los ingredientes secos, las harina de centeno y trigo, el bicarbonato, la sal y los copos de avena. Reservamos.

3.- Cuando la leche con el zumo de limón esté listo, es decir, cuando tengamos hecho el buttermilk casero, añadimos la miel y mezclamos bien hasta que esta se haya diluido.

4.- En un bol mezclamos todos los ingredientes excepto la mantequilla. Hacemos un hueco en las harina y vertemos el buttermilk con la miel. Con un tenedor comenzamos a mezclar todos los ingredientes. Acabaremos, si es necesario combinándolos con las manos para asegurarnos que no quedan grumos de harina. Nos va a quedar una masa muy pegajosa e imposible de trabajar.

5.- Enharinamos la bandeja del horno y colocamos la masa encima. Con un cuchillo de sierra hacemos un corte profundo en la superficie, en forma de cruz.

6.- Con el horno previamente caliente a 200ºC, con calor por arriba y por abajo y sin la opción de ventilador, horneamos el pan de soda durante unos 50 minutos. En los últimos minutos, si vemos que se está dorando demasiado, lo cubrimos con papel de aluminio. Debe quedarnos un pan que al golpearlo en su base suene a hueco y bien doradito. Es importante que el horno esté bien caliente cuando introduzcamos el pan en el horno. 

7.- Retiramos el pan del horno y lo colocamos sobre una rejilla. con un pincel de cocina lo untamos de mantequilla, que se adsorberá rápidamente. Dejamos que se enfríe antes de disfrutarlo.