Tarta de limón rellena de lemon curd y buttercream de limón

La verdad es que me vale cualquier excusa para aprovechar la ocasión y probar recetas nuevas. Y como hacía ya tiempo que no hacía una tarta, me ofrecí voluntaria para prepararle a mi amiga Cecilia una para la despedida de soltera de una de sus primas.

 La idea era hacer una tarta bonita, nada típico de despedida de soltera, simplemente una tarta que les sirviera para recrear una boda, que era lo que tenían pensado hacer con la novia. Así que sólo me quedaba pensar que tarta iba a ser esa.

Como soy un poco doña recicle y tenía en casa un bote de lemon curd que había preparado hacía unos días para otra receta, no lo dudé demasiado haría una tarta de limón, y a ver qué tal salía, tarta de limón con relleno de lemon curd y buttercream de vainilla y limón.

El bizcocho de esta tarta tiene un proceso de elaboración un poco distinto a lo habitual, se hace cocinando los ingredientes antes de incorporarlos a la mezcla, de hecho se llama bizcocho de leche caliente.

Veréis que es una receta un poco laboriosa, más que nada por la cantidad de ingredientes y por el hecho de tener que rellenar la tarta, por un lado con lemon curd y por otro con un buttermilk de vainilla y limón, y claro hay que hacer cada uno de ellos. Todo esto hace que el tiempo de elaboración sea extenso, pero en sí no es complicada.

El resultado es un bizcocho esponjoso y jugoso, aunque muy manejable para rellenar. En conjunto queda una tarta espléndida, con un riquísimo sabor a limón.

TARTA DE LIMÓN CON RELLENO DE LEMON CURD Y BUTTERCREAM DE VAINILLA Y LIMÓN:

  • 1 ud. BIZCOCHO DE LECHE CALIENTE
  • LEMON CURD
  • BUTTERCREAM DE LIMÓN
  • ALMÍBAR DE LIMÓN

Tarta de limón rellena de lemon curd y buttercream de limón (3)BIZCOCHO DE LECHE CALIENTE:

  • 185 gr. HARINA
  • 115gr. MANTEQUILLA A TEMPERATURA AMBIENTE
  • 120 ml. LECHE
  • 295 gr. AZÚCAR
  • 3 HUEVOS XL
  • 2 CUCHARADITAS DE LEVADURA QUÍMICA (tipo Royal)
  • ¼ CUCHARADITA SAL
  • ½ CUCHARADITA EXTRACTO DE VAINILLA

1.- En un cazo calentamos la leche y la mantequilla, a fuego medio-bajo, hasta que esta se funda. Vertemos el contenido en un bol grande y reservamos dejamos que enfríe hasta que esté a 27-30º, o sea, templadita.

Puede pasar que en el proceso de enfriado la mantequilla se disgregue un poco de la leche, para evitarlo simplemente tenemos que remover la mezcla enérgicamente de vez en cuando.

2.- En otro cazo a baño maría, mezclaremos el azúcar, los huevos y el extracto de vainilla. Cuando el agua hierva, pero a fuego medio, removeremos hasta que se disuelva el azúcar y la mezcla se caliente un poco, unos 10 minutos.

3.- Retiramos del fuego y batimos, con una batidora, la mezcla del huevo y el azúcar a velocidad alta, hasta que la mezcla se vuelva ligera y esponjosa y hasta que se enfríe, que quede templadita. La masa será más estable cuando la mezcla está fría (templada), lo cual es muy importante para que el bizcocho tenga una buena estructura.

4.- Añadimos a la mezcla de huevos y azúcar la harina, la sal y la levadura, tamizándolas. Mezclamos despacio y sólo lo justo para incorporar los ingredientes secos a la mezcla.

5.- Incorporamos la leche con mantequilla que teníamos reservadas, asegurándonos de que están suficientemente frías. Batimos despacio hasta incorporarla en la mezcla.

6.- Mientras precalentamos el horno a 175º, preparamos el molde del bizcocho untándolo con mantequilla. Estas cantidades son para hacer un bizcocho de unos 22 cm. de diámetro que podremos cortar en 3 capas para el relleno. Horneamos 30 a 35 minutos, hasta que pinchando con un palito, este salga limpio.

Dejamos enfriar el bizcocho en una rejilla dentro del molde durante 30 minutos. En este momento le damos la vuelta sobre la misma rejilla y desmoldamos, dejándolo hasta que se enfríe totalmente. Lo ideal es hacer el bizcocho el día anterior al montaje de la tarta, así la miga se estabilizará y nos será mucho más fácil cortarla en capas. Envolvemos el bizcocho en papel film y lo guardamos en el frigo por lo menos 3 o 4 horas hasta el momento de emplearlo asegurandonos de que está totalmente frío por dentro y por fuera.

Tarta de limón con relleno de lemon curd y buttercream de vainilla y limónEmplearemos almíbar de limón para empapar el bizcocho, lo cual lo dejará súper jugoso,  y no reducirá para nada su esponjosidad.

 ALMÍBAR DE LIMÓN:

  • 125 ml. AGUA
  • 65 ml. ZUMO LIMÓN
  • 50 gr. AZÚCAR

1.- En una cazuela pequeña calentamos el agua, el zumo de limón y el azúcar. Lo llevamos a ebullición y a fuego medio-alto, esperamos a que se disuelva el azúcar sin parar de remover. Reservamos y esperamos a que esté frío para emplearlo.

El almíbar se conservará perfectamente en el frigo por lo menos durante 1 mes.

 El buttercream lo emplearemos para el relleno entre capas del bizcocho y para decorarlo por el exterior. Esta receta es de las que más me gustan ya que no es simplemente una mezcla de mantequilla y azúcar que resulta un poco pesada. Este buttercream es de gran textura y sabor y  al a vez ligero, ideal para decorar.

Tarta de limón con relleno de lemon curd y buttercream de vainilla y limón

BUTTERCREAM DE VAINILLA Y LIMÓN:

  • 200 gr. AZÚCAR
  • 45 ml. AGUA
  • 3 CLARAS DE HUEVO PEQUEÑAS 
  • 1/2 CUCHARADITA DE CREMOR TÁRTARO
  • 680 340 gr. MANTEQUILLA A TEMPERATURA AMBIENTE
  • 1 CUCHARADITA DE EXTRACTO DE VAINILLA
  • 10 5 CHUCHARADAS SOPERAS DE LEMON CURD

1.- En un cazo pequeño, a fuego medio, calentamos el azúcar y el agua. Cocinamos la mezcla unos 10 minutos, hasta que esté muy caliente. Tened mucho cuidado y no le quitéis el ojo de encima ya que si nos pasamos de calor podría quemarse.

2.- Mientras tanto, en un bol batimos las claras a punto de nieve con el cremor tártaro.

3.- Cuando el azúcar esté en su punto lo iremos añadiendo, poco a poco a las claras, batiendo de cada vez a velocidad media hasta que esté incorporado. Tened cuidado con las posibles salpicaduras ya que el azúcar estará muy caliente. Cuando esté todo incorporado aumentamos la velocidad de la batidora y batimos unos 10 minutos. Reservamos hasta que el merengue se enfríe.

4.- Sólo cuando el merengue esté totalmente frío comenzaremos a añadir la mantequilla manteniendo la batidora a velocidad media. Iremos añadiendo una cucharada  o trozo de cada vez, esperando hasta que esté totalmente integrada antes de añadir la siguiente.

En algún momento del proceso puede parecer que la mezcla a quedado cuajada, si es así, aumentamos la velocidad de la batidora hasta que estemos completamente seguros que la mantequilla está integrada.

Cuando hayamos añadido toda la mantequilla la mezcla estará esponjosa y gordita. En ocasiones pudiera ser que la crema quede un poco líquida. La meteremos en el frigo hasta que se enfríe y volvemos a batir.

5.- En este momento añadimos el extracto de vainilla y el lemon curd y batimos hasta que esté combinado y esponjoso.

Podemos usar el buttercream inmediatamente o guardarlo en el frigo hasta que lo vayamos a utilizar. Se podría conservar durante 1 semana en la nevera, tapado con film transparente o 2 meses en el congelador.

Tarta de limón rellena de lemon curd y buttercream de limón  MONTAJE DE LA TARTA:

1.- El primer paso del montaje será cortar el bizcocho en capas, con la ayuda de un cuchillo de sierra e intentando que queden los más horizontales posible, haremos 3 capas.

Hemos de recordar que la parte superior de nuestro bizcocho es la parte inferior en el horneado , la que quedaba por debajo, pero al darle la vuelta en el enfriado pasó a ser la superior que es más lisa y con menos irregularidades, mucho mejor para decorar.

2.- Colocamos la primera capa en una bandeja giratoria o en una bandeja alta, o simplemente en un plato ancho, para poder trabajar  con más facilidad. Con un pincel de cocina impregnamos la primera de las capas de almíbar de limón, sin miedo a empaparlo. Colocamos en el centro de la capa de bizcocho 2 o 3 cucharadas de lemon curd y con la ayuda de una espátula lo vamos extendiendo por toda la superficie hasta conseguir una capa más bien gordita.

3.- Con la ayuda de una manga pastelera  añadimos el buttercream. Os digo con una manga porque así podremos ir aplicándolo en espiral por toda la superficie de la capa de bizcocho sin tener que utilizar una espátula para extenderlo, lo cual sería complicado al tener la base de lemon curd.

4.- Colocamos la segunda capa de bizcocho y repetimos el proceso, almíbar, lemon curd y buttercream.

5.- Colocamos la última capa y bañamos con almíbar. Ya tenemos la tarta preparada para decorar.

6.- Con la ayuda de una espátula y mientras giramos la bandeja, iremos aplicando una capa fina de buttercream a toda la superficie de los laterales de la tarta. Cuando los laterales estén completos, haremos lo mismo con la parte superior, eliminando siempre los excesos de crema y eliminándolos si contienen migas.

Metemos la tarta en el frigo hasta que el buttercream se endurezca y nos permita trabajar con más facilidad el resto de la decoración.

7.- Una vez endurecida la superficie volvemos a untar la tarta con buttercream, esta vez dándole el acabado final, formando una capa más gordita.

A pesar de ser una receta un poco laboriosa el resultado vale la pena. Espero que os animéis a probarla, ya me contaréis.