Soy de las que aprovecha la menor oportunidad para probar cosas nuevas. Los viajes son un momento de descubrimiento a muchos niveles. Para mí, uno de esos niveles es, sin duda, el gastronómico. Fue en un viaje, hace ya mil años, a Mallorca, cuando descubrí este dulce, los crespells mallorquines de Semana Santa.

Aunque los crespells son típicos de la Semana Santa mallorquina, hoy en día se pueden encontrar durante todo el año en pastelerías y confiterías de la isla de Mallorca.

Este es uno de esos dulces cuya sencillísima elaboración, no dejan de ser unas pastas de manteca aromatizadas con cítricos, permite que estén presentes en casas y locales de igual modo.

Como forofa de las pastas y galletas, me encantan este tipo de bocados tradicionales. La manteca nos lleva, sin duda, a sabores de postres de antaño y aporta un toque hojaldrado increible. Solo puedo deciros que esta receta bien merece una tarde repostera en casa.

4 de 1 voto
Crespells mallorquines de Semana Santa
Tiempo de preparación
20 min
Tiempo de cocción
20 min
Tiempo total
40 min
 

Pastas dulces, receta mallorquina propia de Semana Santa. Receta tradicional

Plato: desayuno, Dessert, merienda, postre
Cocina: española, mallorquina
Etiquetas: galletas, postres de Semana Santa
Raciones: 10 personas
Calorías: 450 kcal
Ingredientes
  • 275 g. Harina de trigo
  • 100 g. Azúcar
  • 100 g. Manteca de cerdo
  • 30 g. aceite de oliva suave
  • 35 g. Zumo de naranja
  • 2 ud. Yemas
  • 1 ud. Ralladura de limón
  • Azúcar glass para decorar
Elaboración paso a paso
  1. En un bol añadimos la manteca de cerdo, el aceite de oliva, la ralladura de limón, las dos yemas y el zumo de naranja. Batimos bien los ingredientes hasta conseguir una crema.

    Es fundamental que la manteca de cerdo esté a temperatura ambiente para poder trabajarla con comodidad.

  2. Añadimos la harina y comenzamos a integrarla con el resto de ingredientes. Inicialmente con un tenedor y después con las manos, trabajamos la masa hasta que quede lisa y uniforme.

    La masa resultante será perfectamente manejable, no debe pegarse a las manos en ningún momento.

  3. Estiramos la masa con un rodillo, sobre una superficie de trabajo enharinada. Dejaremos la masa con un grosor de 1 cm. más o menos.

  4. Con los cortantes de pasta elegidos, hacemos los crespells y los vamos colocando sobre una bandeja de horno en la que previamente habremos puesto un papel sulfurizado o de horno.

  5. Con el horno previamente caliente, a 180ºC, horneamos las pastas durante 20-25 minutos. Cuando vemos que comienzan a dorarse por los bordes, retiramos los crespells del horno y los vamos colocando sobre una rejilla.

  6. Cuando los crespells se hayan enfriado, los cubrimos con azúcar glass y los servimos.

    Estas pastas se conservarán en perfecto estado durante días, si tenemos la precaución de guardarlas en un recipiente hermético.