Cake pops

Me encantan los cake pops, me parecen muy simpáticos y vistosos, ¿no creéis?. Podemos decir que la creadora e impulsora de los cake pops es Angie Dudley, una famosísima bloguera conocida como Bekerella. Ella ha hecho suyos estos bocaditos de tarta y detrás de ella vamos todos los demás. La idea es esa, una tarta para tomar de un bocado.

Los que hoy os presento los he hecho con la misma receta de bizcocho y de buttercream que la tarta de Kitty que ya os mostré, Doble chocolate cake con buttercream de fresa.

El procedimiento es sencillo, una vez hecho el bizcocho, lo desmigajamos totalmente en un cuenco. Al montón de miguitas le añadimos unas cucharadas del buttercream que deseemos, en este caso de fresa. Revolvemos hasta que la mezcla esté totalmente integrada. Es importante no pasarse con el buttercream ya que un exceso haría que los cake pops pesaran demasiado y se cayeran del palito que luego les pondremos.

Con las manos hacemos bolitas que iremos colocando sobre un papel de hornear, para que no se peguen. Las bolitas no deben de ser ni demasiado grandes, pues con el peso después podrían escurrirse en el palito que les coloquemos, ni demasiado pequeñas, que no se sujeten bien en el palo.

Con la ayuda de uno de los palitos que después usaremos, hacemos una hendidura de 1 cm. o 1,5 cm., eso sí, sin pasarnos de la mitad de la bola. Meteremos las bolitas en el frigo de un día para otro, antes de comenzar con la decoración y el montaje de los cake pops. Es muy importante estas horas de frío, ya que si los cake pops no están suficientemente fríos, se pueden romper mientras se montan en el palito o mientras se cubren con el chocolate o mientras se decoran.

Cake pops

Una vez fríos llega el momento de bañarlos… En mi caso he empleado Candy Melts, una especie de chocolate preparado para fundir y para los cake pops. También se puede utilizar chocolate de repostería, pero al fundirlo queda mucho más líquido que los Candy Melts, con lo que absorbe peor las irregularidades que tengan nuestras bolitas y además tardan más en endurecer.

Lo primero es fundir los Candy Melts y eso merece un capítulo aparte… El procedimiento es simple, en realidad, en el microondas se colocan los Candy Melts a temperatura baja unos 30 segundos, se sacan, se revuelven y se vuelven a meter otros 30 segundos, y así hasta que estén fundidos. Si nos pasamos de temperatura se volverán grumosos y pueden quemarse, si nos pasamos de tiempo se volverán grumosos y pueden quemarse, si no los revolvemos se volverán grumosos y pueden quemarse… esto fue lo que me paso a mí la primera vez, todo junto.

Es mejor ponerlos 20 segundos que 35, para no correr riesgos. Quizá una vez fundidos estén un poco espesos, lo que recomienda Bekerella es añadirles una cucharadita de grasa vegetal, lo que se conoce como Crisco. Yo he empleado aceite de girasol y funcionó perfectamente, la mezcla se fue licuando bastante al revolver.

Una vez listos los Candy Melts sacaremos las bolitas del frigo y les iremos colocando los palitos. Mojamos el palito en el chocolate derretido 1 cm. o 1,5 cm. y los introducimos por los agujeritos que ya le habíamos hecho a las bolitas el día anterior, y los volvemos a dejar sobre el papel vegetal hasta que se sequen, lo cual será después de unos pocos segundos. Una vez secos los palitos iremos bañando cada bolita dentro del cuenco de chocolate dándole vueltas intentando que el exceso se caiga dentro del cuenco. Cuando veamos que no gotea lo colocaremos en un soporte. Como soporte serviría un trozo de Porexpan, las espumas verdes que usan en las floristerías o una taza llena de azúcar, por ejemplo.

Cake pops

Es importante que las bolitas estén bien frías, por lo que si se van a hacer muchos cake pops, es preferible no sacarlos todos del frigo cuando se empieza a bañarlos, ya que al ir temperando perderán la cohesión y pueden romperse.

Como los Candy Melts se secan muy rápido, tendremos que tener preparada la decoración que le queramos poner, antes de comenzar con el baño. Si se secan demasiado sólo podremos pegarles algo utilizando una gotita del propio Candy Melt o pegamento comestible. Esto no sería un problema en el caso de los cake pops que tienen las florecitas ya que les puse una gotita del chocolate fundido a modo de pegamento y listo. En el caso de los que tienen azúcar rosa, si no los espolvoreamos antes de que se sequen ya no se  pegará.

Cake pops

La decoración que he empleado son flores y mariposas de fondant y azúcar coloreado.

Lo ideal sería guardarlos en el frigo hasta que se vayan a consumir, pues no deja de ser chocolate y mantequilla, y el frío es lo que nos garantizará un poco de consistencia.

Espero que os hayan gustado y que os animéis a hacerlos, es divertido. Ya me contaréis.