Solomillo Wellington

La de hoy es una receta de altura, un clásico (otro más… no se que me pasa con los clásicos… jajaja) donde los haya. Es una receta de fiesta, de esas para impresionar y quedar como un rey, solomillo Wellington.

Se trata de cocinar un trozo de solomillo, generalmente de vaca, buey o ternera, recubierto de una crema de champiñones y foie gras, y envuelto en masa de hojaldre, que más se puede pedir!!

El origen de este plato no está muy claro, que si alude a Arthur Wellesley, primer duque de Wellington (1789-1852), que si sólo fue el nombre inglés que se le quiso dar a una receta francesa, el filet de boeuf en croûte, durante el período de las Guerras Napoleónicas… Lo cierto es que la primera referencia escrita que existe de esta receta no fue hasta 1996, en la que apareció por primera vez en un libro de cocina.

Sea como fuere, el caso que se ha convertido en una receta de referencia, llegando incluso a llamarse Wellington otros platos cocidos en hojaldre como las salchichas Wellington, el cordero Wellington o el salmón Wellington.

La crema de champiñones con la que va untada la carne tiene su nombre específico, duxelles. Se trata de una salsa a base de champiñones y chalotas o cebollas salteadas en una sartén. Suele emplearse tanto como de relleno como de acompañamiento de un sinfín de platos dentro de la cocina francesa. También podría llevar unas pequeñas tiras de jamón, con lo que se denominaría duxelles grasa, que es más o menos, lo que vamos a preparar para este solomillo Wellington.

RACIONES: 10

DIFICULTAD: Media

TIEMPO: 1 hora

 

SOLOMILLO WELLINGTON:

  • 1 kg. SOLOMILLO DE TERNERA
  • 500 gr. CHAMPIÑONES
  • 2 CHALOTAS (o cebollas)
  • 100 gr. FOIE GRAS
  • 1 PLANCHA MASA DE HOJALDRE
  • 200 gr. JAMÓN SERRANO
  • ACEITE DE OLIVA
  • SAL
  • 1 HUEVO PARA PINTAR

Solomillo Wellington 04

1.- Limpiamos el solomillo de restos de grasa y doramos en una sartén con aceite de oliva. Es importante asegurarnos de que el solomillo queda bien doradito por todas sus caras, así sellamos la carne y evitamos que se salgan sus jugos durante el horneado. Reservamos.

2.- Cortamos las chalotas y los champiñones en trozos pequeños y salteamos en una sartén a fuego medio unos 10 minutos. añadimos una pizca de sal y retiramos del fuego. Pasamos la mezcla por una batidora hasta conseguir una pasta. Reservamos en el frigo.

3.- Extendemos papel film y colocamos encima las lonchas de jamón de modo que cubran un rectángulo equivalente al desarrollo de nuestro solomillo. Es decir, que abarquen una superficie tal que cuando envolvamos nuestro solomillo cubra toda su superficie.

4.- Extendemos la pasta de champis por encima del jamón. Reservamos.

5.- Untamos el foie gras por toda la superficie del solomillo y lo colocamos encima de la preparación de jamón y champis.

6.- Con la ayuda del papel film enrollamos el solomillo en la mezcla y sin eliminar el papel hacemos un paquete que guardamos en la nevera hasta que esté frío y adquiera consistencia, siendo así más fácil de manejar.

7.- Extendemos la masa de hojaldre y colocamos encima el rollo de carne ya sin papel, situándolo en el centro. Hacemos un paquete cerrándolo perfectamente. Le damos la vuelta y con un cuchillo decoramos la superficie haciendo ligeras incisiones teniendo cuidado de no perforar la masa.

8.- Pintamos con huevo batido y horneamos a 200º durante 25 minutos colocándolo sobre papel sulfurizado. Una vez fuera del horno dejamos reposar 10 minutos antes de servir.

Estoy segura de que la receta os encantará, ya me contaréis.