Costillas de cerdo caramelizadas con salsa barbacoa

Hoy os traigo una receta renovada, unas costillas de cerdo preparadas de una forma diferente, costillas caramelizadas con salsa barbacoa. A pesar de no ser muy fan del churrasco, esta receta no sólo me ha sorprendido, me ha encantado.

Hay dos cosas que hacen que esta receta sea genial. Por un lado la textura y el sabor final de la carne que se cocina de tal manera que se deshace en la boca, no hace falta ni cuchillo para trocearla, al cogerla con la mano se os irá desprendiendo. Por otro lado, y no menos importante, la forma de cocinarla, la casa no quedará oliendo a comida, el horno no se manchará nada de nada, casi ni tendremos que lavar la bandeja, ¿qué más se puede pedir?.

Si sois fans de este tipo de carnes y de su preparación en el horno o parrilla, os animo a que preparéis esta receta, aunque lleva su tiempo no conlleva ningún trabajo, os dejará la mañana libre para poder hacer cualquier otra cosa y el resultado no os dejará indiferentes, buenísimas!!

RACIONES: 4

DIFICULTAD: baja

TIEMPO: 3,5 horas

COSTILLAS DE CERDO CARAMELIZADAS EN SALSA BARBACOA:

Costillas de cerdo caramelizadas con salsa barbacoa

1.- Sobre la bandeja de horno colocamos el papel de aluminio que nos servirá después para hacer un paquetito con las costillas. Por esto tenemos que tener en cuanta que debe de ser lo suficientemente largo como para encerrarlas en él manteniendo cierta holgura.

2.- Sobre el papel de aluminio vertemos 2 o3 cucharadas de salsa barbacoa y colocamos encima las dos tiras de carne. Vertemos el resto de la salsa sobre las costillas abundantemente. Puede parecer que la salsa es excesiva, pero para nada. Con el proceso de horneado esta desaparecerá y caramelizará la carne. Si queremos preparar la salsa casera aquí podéis encontrar la receta, si no podemos utilizar perfectamente una salsa ya preparada, la que más os guste, el resultado será igual de bueno.

3.- Hacemos un paquete lo más hermético posible con el papel de aluminio, intentando cerrarlo lo mejor posible para evitar que se salgan los vapores durante el horneado.

4.- Horneamos a 150ºC, con calor por arriba y por abajo, durante 3 horas. En ese momento abrimos el paquete y gratinamos durante 10 minutos para que la carne quede dorada.

Servimos acompañadas de unas patatas fritas o como he hecho ya cocidas con su piel y fritas con tomillo y albahaca. El resultado final es una carne que se desprende del hueso casi con mirarla, una delicia.