Pan de mono, Monkey bread

 

Se puede decir que casi estamos en otoño y, es en estas fechas cuando más me apetece hornear, pan, bizcochos, tartas… cualquier cosa que haga sentir un poco de calor de hogar mientras, a través de la ventana, se ve caer lluvia a raudales o se empieza a sentir el frío.

Así que, como ya llegó el momento, me decidí por una receta que hace tiempo que tengo ganas de hacer, Pan de mono, monkey bread. Os estaréis preguntando el porqué de este nombre, si es que tiene forma de mono o algo así… nada que ver. 

El origen de su nombre es desconocido, pero existen varias teorías, aunque ninguna definitiva. La receta de este pan comenzó a aparecer en revistas y libros de cocina en Estados Unidos en los años 50, haciéndose treméndamente popular en las casas a la hora del desayuno.

Se trata de un pan súper esponjoso, como un pastel en cada uno de los trocitos, bañado del caramelo que se hornea con él. Se toma tradicionalmente recién hecho, cuando aún está caliente, de forma que los trocitos horneados son fáciles de desprender y de coger con las manos. No puedo decir que se trate de alta repostería, pero está súper bueno y es más que adictivo, os lo aseguro.

PAN DE MONO, “MONKEY BREAD”:

  • 530 gr. HARINA FLOJA
  • 100 gr. HARINA FUERZA
  • 35 gr. LEVADURA FRESCA
  • 200 ml. LECHE
  • 100 ml. AGUA
  • 100 gr. AZÚCAR
  • 60 gr. MANTEQUILLA
  • 1 HUEVO
  • SAL
  • 300 gr. AZÚCAR MORENO (para el rebozado)
  • 3 cdta. CANELA (para el rebozado)
  • 200 gr. MANTEQUILLA (para el rebozado)

1.- Disolvemos la levadura en el agua templadita y reservamos.

2.- En un cazo derretimos la mantequilla (o en el micro durante unos segundos) a fuego bajo y dejamos templar.

3.- En un bol mezclamos la mantequilla templada con el azúcar. Cuando esté integrado añadimos el huevo, la leche con levadura y la sal. Batimos hasta integrar.

4.- Agregamos la harina y comenzamos a mezclar todos los ingredientes hasta que podamos trabajar la masa con las manos. La pasamos a una superficie ligeramente enharinada y amasamos durante 10 minutos. 

Nos quedará una masa suave, brillante y muy elástica.

5.- Untamos el interior de un bol con aceite y colocamos la bola de masa en él. Tapamos con un paño grande y dejamos reposar durante 1,5 horas en un lugar cálido.

6.- Un momento antes de que termine el tiempo de levado preparamos el rebozado. El un bol ponemos la mantequilla derretida y el otro mezclamos la canela con el azúcar. Reservamos.

7.- Retiramos la masa del bol y la extendemos con un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada, tratando de darle forma rectangular. Cortamos la masa en trozos más o menos iguales de unos 2×2 cm. Formamos una bolita con cada uno de los trocitos.

Sería una opción genial poner dentro de cada una de las bolitas un trocito de chocolate, o una cucharadita de Nutella. 

Pan de mono, monkey bread

8.- Procedemos al rebozado pasando cada bola primero por la mantequilla derretida y luego por el bol del azúcar con la canela. A medida que preparamos cada bola las vamos colocando en el molde definitivo.

Pan de mono, monkey bread

9.- Cuando tengamos todas las bolitas ya rebozadas y en el molde, lo tapamos con un paño y dejamos que repose de nuevo unos 45 minutos. La masa crecerá bastante.

10.- Pasado el tiempo de reposo horneamos con el horno precalentado, durante unos 30 minutos a 180ºC.

11.- Cuando ya esté horneado es importante esperar 5 minutos antes de darle la vuelta, porque si desmoldamos muy pronto podría pasar que se nos desmontaran todas las bolitas del pan. Le damos la vuelta con cuidado en el plato definitivo para servirlo.

Pan de mono, Monkey bread

Y listo!! un delicioso pastel para comer calentito que os aseguro que está rico rico. Ya me contaréis.