Orejas de carnaval

Hoy va de orejas porque está llegando el carnaval!!!! Bueno, en realidad para muchos pueblos de la geografía gallega ya ha llegado. Este es el caso del llamado triángulo mágico, Xinzo, Verín y Laza, tres pueblos de la provincia de Ourense que cuentan con uno de los carnavales, o entroidos, más singulares.

Entender lo que ocurre en Verín, en Xinzo o en Laza requiere de un diccionario porque, como dicen sus vecinos, con la llegada de estas fiestas todo se da la vuelta e incluso las leyes ya no rigen, sólo las del EntroidoExisten unos personajes, Cigarrons, Peliqueiros y Patallas, según cada pueblo, que son una especie de policía del carnaval. Vigilan que todo el mundo esté disfrazado, por ello si hacemos turismo, es mejor respetar la consigna.

En Laza utilizan hormigas vivas para echar a la gente que va sin disfraz, pero, como ocurren en Verín o en Xinzo, hay que cumplir las normas y si uno se disfraza, las hormigas permanecen en el bote. Espero que os haya picado un poco la curiosidad y os animéis a visitar estos lugares, sobre todo es carnaval, claro, es algo digno de ver y de disfrutar!!!.

Culinariamente hablando, el entroido es una nueva excusa para encender los fogones. Hay, sobre todo dos postres por antonomasia para estas fechas en Galicia, las orellas (orejas) y las filloas. Hoy haremos orejas de carnaval.

En casa nos gustan tanto que nos empeñamos en hacer, orejas,  filloas o flores, en cualquier época del año, pero es en estas fechas cuando la tradición las da como imprescindibles. Existe tanta variedad de recetas de orejas como de personas que las hacen, pero yo las englobaría en dos grupos: las crujientes y las blanditas tipo pastel. La receta de hoy es de mi tía Berta que las hace de fábula tipo crujiente. Os aseguro que son de las mejores que yo haya probado, y he probado muchas muchas muchas.

Las cantidades que os indico son para una muy buena montaña de orejas, las que se hacen en carnaval para la comida familiar. Si queréis una cantidad un poco más moderada, simplemente tenéis que reducir los ingredientes en proporción.

OREJAS DE CARNAVAL:

  • 1 kg. HARINA
  • 4 HUEVOS XL A TEMPERATURA AMBIENTE.
  • 150 gr. MANTECA VACA COCIDA A TEMPERATURA AMBIENTE
  • 250 ml. ANÍS
  • 1/2 CUCHARADA SOPERA DE SAL
  • 1 CUCHARADA SOPERA DE AZÚCAR
  • RALLADURA 1 LIMÓN Y 1 NARANJA
  • 1 CUCHARADITA ESENCIA ANÍS
  • 1/2 VASO DE AGUA
  • ACEITE DE OLIVA
  • AZÚCAR MOLIDO PARA ESPOLVOREAR.

Orejas de carnaval

1.- En medio vaso de agua diluimos la sal y el azúcar, esto lo hacemos para facilitar su integración en el amasado.

2.- En una superficie de trabajo amplia vertemos la harina en una montaña. Formamos un hueco en el centro donde ponemos el resto de ingredientes: las ralladuras de naranja y limón, los 4 huevos, la manteca cortada en trocitos (para que sea fácil de trabajar), el anís, la esencia de anís y la mezcla del agua con el azúcar y la sal. La manteca de vaca la venden en grandes superficies, pero si no la encontráis podéis sustituirla por mantequilla sin problema.

3.- Comenzamos trabajando los ingredientes que colocamos en el hueco de la harina. La intención es ir deshaciendo los huevos y, sobre todo, la manteca con las manos. Inevitablemente en este proceso se va a ir agregando harina a la mezcla muy poco a poco. Cuando veamos que la manteca está bien desecha ya podemos comenzar a incorporar la harina en el amasado.

4.-  Amasamos hasta que las manos nos queden limpias, es decir, hasta que esté todo tan trabajado que la masa ya no se nos quede pegada a las manos.

5.- Es el momento de dejar reposar la masa por lo menos 2 horas, a temperatura ambiente. Para evitar que la masa se reseque y se cuartee durante el reposo, es necesario untarla antes de aceite. Esta masa se conserva perfectamente en la nevera de un día para otro.

6.- Una vez que la masa ha reposado la vamos cortando en porciones para extenderlas con un rodillo. Es necesario que la superficie de extendido esté embadurnada de aceite, para que la masa no se pegue. Extendemos cada poción dejándola lo más fina posible y con un cuchillo la cortamos en trozos de forma más o menos rectangular, de unas dimensiones de 20×10 cm. es decir, más bien grandes.

7.- Mientras comenzamos a extender ponemos al fuego una sartén grande con abundante cantidad de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente agregamos los rectángulos de masa que hemos cortado. En este momento, y con la ayuda de un tenedor, es cuando les damos forma de “oreja”, es decir, curvadas. Las freímos unos minutos por cada lado.

El proceso del freído es largo, ya que seguramente no nos cabrán en la sartén más de tres o cuatro orejas de cada vez, por eso es muy importante que os mantengáis siempre atentos al grado de calor del aceite, bajándolo o subiéndolo según vaya siendo necesario.

8.- A medida que vamos friendo las orejas las colocamos en una fuente, e inmediatamente después de sacarlas del aceite y colocarlas, las espolvoreamos con azúcar molido. Si esperamos mucho tiempo para añadirles el azúcar las orejas ya se habrán enfriado y el azúcar no quedará pegado a la oreja.

El proceso es sencillo pero lleva su tiempo, así que, lo mejor para hacer orejas, es contar son un pinche de cocina que nos eche una mano, que uno se encargue de extender y cortar en trocitos y otro de atender a la sartén y espolvorear de azúcar.

Espero que os animéis a hacerlas y ya me contaréis. Me encantará que me mandéis vuestras fotos de orejas, que sé que hay muchas y muy buenas. Si os apetece podéis hacerlo en Facebook.