Cañas de crema

 

La receta que os traigo hoy es por gentileza de Aurea, la madre de una de mis amigas, Sonia. Se trata de una receta súper tradicional, perfecta como colofón de cualquier comida o festejo, unas cañas de crema.

Suele pasar que con este tipo de recetas de masas fritas, que muchas veces no quedan tan crujientes como a mi me gustaría, pero este no es el caso. Crujiente y sabrosa, la masa, combinada con el delicado sabor de una rica crema pastelera con aromas de canela y vainilla.

Tradicionalmente se empleaban cañas de río para darle forma a la masa, hoy en día existen en el mercado unos canutillos metálicos con forma cónica o cilíndrica, que resultan ideales para este trabajo.

RACIONES: 50 ud.

DIFICULTAD: media

TIEMPO: 2 horas

 

CAÑAS:

  • 500 gr. HARINA
  • 2 HUEVOS
  • 100 gr. AZÚCAR
  • 25 gr. MANTEQUILLA EN POMADA
  • 1/2 VASO ACEITE DE OLIVA SUAVE
  • 1/2 VASO VINO BLANCO
  • 1/2 VASO LECHE
  • SAL
  • MOLDES EN CONO

1.- Sobre una superficie limpia hacemos un volcán con la harina y añadimos al “crater” todos los ingredientes excepto la mantequilla.

2.- Comenzamos a trabajar los ingredientes con las manos hasta integrarlos. Antes del final del amasado vamos añadiendo la mantequilla poco a poco hasta que se absorba totalmente. Dejamos reposar la masa tapada en un lugar cálido durante 30 minutos.

3.- Engrasamos una superficie con aceite y comenzamos a estirar la masa con la ayuda de un rodillo. Es necesario estirarla hasta dejarla lo más fina posible.

4.- Con un cuchillo cortamos la masa en tiras de un ancho no mayor de 3 cm. y enrollamos los moldes metálicos con la masa.

5.- Cuando tengamos varias las freímos en aceite de oliva y retiramos sobre papel absorbente. Dejamos enfriar antes de rellenar.

En este punto podemos hacer dos cosas, preparar en este momento la crema pastelera y comenzar a rellenar las cañas una vez frías, o dejar este trabajo para otro día y guardar las cañas fritas y vacías en bolsitas plásticas y congelarlas.

En el momento en que queramos utilizarlas simplemente las rellenaremos directamente, recién retiradas del congelador, es decir, aún congeladas. Os aseguro que el resultado es exactamente el mismo, quedan súper crujientes y frescas como hechas en el momento.

 

CREMA PASTELERA:

  • 500 ml. LECHE ENTERA
  • 3 YEMAS
  • 1 CUCHARADA HARINA
  • 1 CUCHARADA FÉCULA MAIZ  “MAICENA”
  • 3 CUCHARADAS DE AZÚCAR
  • 1 VAINA DE VAINILLA (se puede sustituir por 1 cucharadita de extracto de vainilla)
  • 1 LIMÓN
  • 1 PALITO DE CANELA

6.- Para hacer la crema pastelera lo primero es calentar 425 ml. de leche con la piel del limón, el interior de la vaina de vainilla y el palito de canela. Lo mantenemos a fuego medio-bajo.

7.- En un bol batimos las yemas con el azúcar. Cuando vemos que el azúcar está integrado añadimos la harina y la Maicena. Mezclamos bien.

8.- Añadimos poco a poco los 75 ml. de leche que tenemos apartados y batimos hasta incorporar.  

9.- Agregamos la mezcla a la leche caliente y dejamos que espese a fuego bajo, removiendo constantemente.

Se puede comenzar a rellenar las cañas cuando la crema esté templada, no caliente porque ablandaría la masa, ni totalmente fría porque sería muy difícil de manipular.

Espero que os haya gustado la receta, ya me contareis.