Pechugas de pollo al vinagre balsámico de modena 

Ya estaba echando de menos algo de comida ligera después de tanto cocido y tantas orejas y filloas en Carnaval. Una de las carnes que, por lo ligeras y bajas en grasa,  serían perfectas para una dieta un poco más ligera, es la de pollo. El pollo nos permite un motón de opciones a la hora de cocinarlo, pollo con mostaza y miel, pollo al curry, pollo teriyaki, pollo al chilindrón o un estupendo chicken pie o pastel de pollo, son opciones diferentes y sabrosas. Así que, pensando en que hacer que fuera un poco más light, he optado por una de las recetas de mi madre, las pechugas de pollo guisadas al vinagre de balsámico de Módena.

Receta sencilla y fácil de preparar, que admite un montón de posibilidades de acompañamiento, patatas cocidas, fritas, con arroz blanco, con arroz de verduras. En este caso he preparado un arroz pilaf con almendras y pasas que aprendí a hacer hace poco, ya os contaré.

Os prometo que están impresionantes, a pesar de ser pechugas, que siempre son un poco más secas que otras partes del pollo.

Por cierto, ¿sabéis porque se le llama “balsámico” a este vinagre? pues parece ser que el nombre se atribuye a su antiguo uso (se cree que se remonta a la época medieval) como remedio contra el reuma, frotando con él la parte afectada, interesante, ¿no?

PECHUGAS DE POLLO GUISADAS AL VINAGRE BALSÁMICO DE MÓDENA:

  • 4 PECHUGAS GRANDES
  • 1 CABEZA DE AJOS
  • 125 ml. VINAGRE BALSÁMICO
  • ACEITE DE OLIVA
  • SAL

Pechugas de pollo al vinagre balsámico de módena

1.- Lo primero que hay que hacer es dorar las pechugas enteras en una olla con aceite de oliva. Es importante que queden bien doraditas por todas partes. Cuando estemos casi terminando de dorar la carne le añadiremos la cabeza de ajos pelados.

2.- Una vez dorada la carne salamos y añadimos el vinagre. Dejamos un par de minutos a fuego fuerte y tapamos la olla dejándolo cocer a fuego suave durante media hora. Transcurrido este tiempo le daremos la vuelta a la cada pechuga y volvemos a tapar para que se cocine media hora más.

Si durante el proceso es necesario, si se quedara sin líquido, podemos añadirle un poco más de vinagre al guiso.

Espero que os haya gustado esta receta, no puede ser más sencilla y el resultado es estupendo. Ya me contaréis.