Escalivada

Carlos Dube, propietario del estupendo blog El mercado de Calabajío, cuenta como nadie, mencionando a Salseando en la cocina: [..] La escalivada es uno de los platos más conocidos de la gastronomía catalana. Debe su nombre al verbo “escalivar” en catalán, que viene a ser en castellano cocer al calor, o rescoldo, de la brasa o ascua. Es una técnica culinaria y no define en sí un alimento o presentación en particular. “Escalivar” un alimento consiste en cocerlo lo más cerca posible del rescoldo de un fuego, “caliu” en catalán, que no a la parrilla ni a la barbacoa, y siempre procurando la ausencia de llamas. Se disponen, sobre los refractarios, todo tipo de verduras lo más cerca posible de las brasas, y se van volteando a medida que se van cociendo, para evitar que se queme la piel, hasta que quedan cocidas al cobijo de las ascuas. Su sabor se verá influenciado por el tipo de madera o tronco con el que se haya realizado el fuego previo“. Como muy bien comenta Carlos, poco más hay que añadir a esta explicación concienzuda del término y su significado. Sólo hablar de los ingredientes de la escalivada, berenjena y pimientos indiscutiblemente, y en la mayor parte de las veces tomate y cebolla. Como pasa con casi todas las recetas, cada casa tiene su manera y su truquillo, pero la base es esta. Se trata de una receta ligera, de muy pocas calorías y mucha fibra, todo un lujazo de la gastronomía. Simplemente acompañada de un buen aceite de oliva y ajito menudito, es una receta espectacular. Pero admite un sifin de opciones, acompañada con lascas de bacalao, en una tosta con anchoas, como coronación de una pizza o una coca, en una mousse… todas las variantes son buenas.

RACIONES: 4

DIFICULTAD: Muy fácil

TIEMPO: 1 hora de horno y 15 minutos de preparación

Escalivada ESCALIVADA:

  • 1 BERENJENA GRANDE O 2 DE TAMAÑO MEDIO
  • 2 PIMIENTOS
  • 1 CEBOLLA
  • 2 TOMATES
  • ACEITE DE OLIVA
  • 1/2 DIENTE DE AJO

1.- Lavamos la berenjena, los pimientos y los tomates y pelamos la cebolla. Colocamos las verduras en una fuente, directamente sobre ella, sin utilizar papel sulfurizado, para así poder aprovechar el jugo que puedan soltar.

2.- Horneamos con el horno previamente caliente a 200º durante 1 hora. No os preocupéis si parece que las verduras se han quemado, cuando comencéis a prepararlas veréis que el tostado esta sólo en su piel.

3.- Comenzamos el trabajo de preparación del plato. Empezamos con el tomate y la cebolla, les vamos quitando la piel y, en tiras, los colocamos sobre la bandeja de servir.

4.- Quitamos la piel a la berenjena y la abrimos para eliminarle las semillas. La cortamos en tiras y la vamos colocando en la fuente. 

5.- Finalmente “atacamos” a los pimientos. Con paciencia y cuidado les vamos quitando la piel y cortando también en tiras. Nos dará más trabajo que el resto de ingredientes, pero vale la pena el esfuerzo para no encontrarnos con ninguna pielecilla en el momento de comer. Vamos retirando las semillas.

Todo el jugo que van soltando las verduras mientras las preparamos lo vamos añadiendo a la fuente, vale la pena no perderlo.

6.- Una vez que tenemos todas las verduritas preparadas en tiras aliñamos con un buen aceite de oliva y ajito troceado.

Espero que os animéis a preparar esta receta, ya me contaréis, se trata de todo un lujo culinario.